LA CALIDAD Y SALUD, NUESTRAS MÁXIMAS Nuestros productos son 100% sin conservantes, sin colorantes y sin gluten. Pensando en ti, fuimos los primeros en lanzar un queso Sin Lactosa.

Queso Sin Lactosa

Tener intolerancia a la lactosa no significa eliminar todos los lácteos de la dieta.
La intolerancia a la lactosa es una afección intestinal que imposibilita la correcta digestión de la lactosa (el azúcar natural de la leche) debido a una deficiencia en la enzima encargada de separar la lactosa en dos azúcares simples (glucosay galactosa) durante la digestión. Esta enzima digestiva se llama lactasa.
Si la lactosa no ha sido desdoblada en los dos azúcares simples y llega entera al intestino, el organismo no podrá absorberla ni asimilarla y provocará gases, malestar, diarrea y problemas intestinales.

¿Qué tipos de intolerancia a la lactosa existen?
1. Intolerancia Primaria: este tipo de intolerancia es genética y afecta a personas que les falta la lactasa desde el nacimiento. A este tipo se le denomina Intolerancia Primaria o Genética y es permanente.
2. Otras personas se vuelven intolerantes a la lactosa como consecuencia de una agresión a la mucosa intestinal por un virus, bacterias, antibióticos o quimioterapia, diarreas infecciosas, enfermedad inflamatoria intestinal crónica, enfermedad celiaca, etc. A este tipo se le denomina Intolerancia Secundaria a la lactosa y es transitoria y recuperable.

Importancia de los lácteos en cada etapa de la vida
La leche es el primer alimento que consumimos al nacer, mediante la lactancia materna, y tras ella, se convierte en parte de la dieta cotidiana de los niños y posteriormente de los adultos. Los lácteos cumplen funciones específicas en diferentes momentos de la vida de una persona por eso es tan importante su consumo a todas las edades: Infancia y adolescencia: ayudando a la formación de huesos y dientes y el desarrollo intelectual. Embarazo y lactancia: supliendo la mayor necesidad de nutrientes esenciales y evitando la descalcificación Menopausia: cubriendo las pérdidas de calcio y tratando de evitar la osteoporosis. Ancianos: ayudando al mantenimiento de la masa ósea. Por ello, la ingesta de lácteos es importante en todas las edades, y no debe suprimirse a medida que la persona va siendo mayor.
Por todo ello García Baquero tiene su Gama Sin Lactosa, en distintos formatos que cubren momentos de consumo y usos diferentes, cuñas, lonchas y queso fresco.
Además, disponemos de una gama específica enfocada en Salud, ideal para aquellos que quieran cuidarse sin renunciar al auténtico sabor de García Bauqero: quesos bajos en sal, light,bajos en M.G., Actibif... y muchos más.