Un buen queso: excelente fuente de calcio para los niños

El queso, excelente fuente de calcio para niños y mayores

El calcio, componente del queso, es un mineral especialmente importante para los niños, ya que de él va a depender la correcta formación de huesos y dientes. Los niños almacenan calcio en sus huesos mientras son pequeños y esto les ayuda a tener huesos fuertes y evitar, en edad avanzada, la osteoporosis.
Una dieta equilibrada para niños debe proporcionar 60% de hidratos de carbono, 15% de proteínas y 25% de grasas. En este sentido, el queso constituye un modelo excelente y que no debería ser desplazado por otro tipo de bebidas o alimentos.
El queso se compone de calcio alimentario, que es un elemento básico no sólo para mantener una mineralización ósea correcta sino para conseguir el pico de masa ósea máximo que se alcanza hacia los 20 años de edad, y a partir del cual, inexorablemente, nuestro balance es negativo. Además es un elemento indispensable para que el crecimiento del hueso proceda con la velocidad adecuada y con la forma necesaria.
Los expertos recomiendan una ración de unos 30 g de queso en la infancia, lo que supone hasta una tercera parte de los requerimientos proteicos diarios y un aporte de unas 100 kcal/día. Por ello, 2 raciones diarias de queso parece razonable, debiéndose incrementar en caso de niños con escasa ingesta de leche.